En pocos días estrenamos verano y, con él, la llegada de las piscinas.

Con el objetivo de mantener su superficie en perfecto estado y a punto, es necesario aplicar pintura para piscinas. Usar este producto como tratamiento es clave para obtener el mejor acabado.

La pintura para rehabilitar piscinas es la solución más rápida y efectiva, además de económica.

Debe pensar que el hormigón y el cemento, del cual están construidas las piscinas, sufren constantemente dilatación y contracciones, las cuales originan grietas y fisuras. Asimismo, provoca la disminución de la barrera impermeabilizante, algo que afecta directamente a la construcción.

¿Qué es la pintura para piscinas y cuándo aplicarla?


La pintura para piscinas es un material totalmente impermeable, perfecto para este medio y tiene gran dureza y resistencia a los hongos y productos químicos. Para mantener las piscinas habitualmente, se usan muchos cloros y otros componentes que se emplean para tratar el agua, así que aplicar tratamientos y productos específicos es determinante.

Su adherencia es enorme y, al secarse rápido, hace que la piscina pueda usarse al poco tiempo. Como dato importante, el resultado de utilizar pintura para reformar piscinas puede durar varias temporadas, así que no requiere un mantenimiento extra.

Según el diseño de la piscina, se puede elegir de color. Los más seleccionados son el blanco y azul. El blanco ofrece mayor luminosidad y mayor calentamiento del agua. Asimismo, el azul es un color fresco y aporta claridad, pudiendo ver el fondo sin problemas.

En el mercado, no obstante, se pueden encontrar otros tonos, como verde o rojo, cuyas propiedades o la finalidad de su aplicación puede ser diferente.

Su empleo es muy sencillo, solo hace falta seguir las indicaciones del fabricante. En caso de que la piscina esté previamente pintada, se deben eliminar los restos, tanto del suelo como de las paredes, mediante una rasqueta o cepillo para ello. Al lijar, la pintura para piscinas se podrá adherir mejor y el acabado será impecable.

Cabe destacar que no se debe pintar en horas de pleno sol, ya que las altas temperaturas pueden dificultarlo y que el acabado no sea el deseado. Igualmente, no se puede pintar cuando llueva. A primera hora de la mañana es un buen momento para aplicarla y dejarla secar totalmente.

¿Qué tipo de pintura para piscinas elegir?

Y, ¿cuál elegir? Existen diferentes tipos de pinturas para rehabilitar piscinas:

  1.     Pintura para piscinas al clorocaucho: es de las más utilizadas, debido a que es altamente impermeable, resistente e ideal para mantener la piscina. Es de gran calidad y durabilidad.

  2.     Pintura para piscinas al agua: es otra de las opciones. Ésta no huele y su empleo es muy sencillo, pero su resistencia es menor.

 

Para elegir cuál es la que mejor encaja con la piscina, lo mejor es contactar con profesionales del sector, los cuales ofrecen el mejor asesoramiento y orientación al respecto.

Pinturas Palacios nos ponemos a su disipación, tanto para brindar las pinturas para piscinas de la mejor calidad como para darle un soporte profesional en este sentido.

Comprar pinturas para piscinas

No dude en pedirnos información sobre pinturas para mantener piscinas. Tener productos de gran calidad es esencial, junto con una correcta aplicación y así obtener un óptimo acabado.

Sólo con productos de buena calidad conseguirá la máxima impermeabilidad y que no pierda color.

En Pinturas Palacios disponemos de pintura para piscinas al clorocaucho y pinturas al agua, para obtener la mejor protección.

Contacte con nosotros y le ofreceremos un asesoramiento profesional, cercano y personalizado, según sus necesidades.

Encuentre los mejores materiales con nosotros y, en caso de duda, nuestros expertos le ayudarán rápidamente.